Breve historia del Punk

Punks & Punks: la evolución del punk rock

El movimiento punk nace en en la década del 70, se puede decir en “dos ciudades” mas o menos en la misma época. Por un lado New York y por el otro lado Londres. Luego evoluciona por distintos caminos, este estilo se redefine a si mismo y colapsa para volver a surgir. No tarda en extenderse por todo el mundo como estilo musical, como ética y hasta como forma o actitud hacia la vida. Fundamentalmente el punk llevó la agrupación de rock a la gente común, contra el músico-estrella de rock virtuoso, la juventud tomaba el mando desde abajo produciendo su propio entretenimiento, redefiniendo la cultura rock y dándole glamour a los desechos de una sociedad en decadencia económica. Esta es la historia del punk rock, o una aproximación.

Londres, Inglaterra

El punk rock, música que escuchan los jóvenes londinenses, llega a su orgasmo en 1977, *fue un año clave para el punk y para el rock que vendría después. Hasta ese año todavía existía Sex Pistols y la corte de grupos que daba forma al movimiento todavía tenían una mística en la que creer: su rechazo genuino al mundo de los grandes, su desvergüenza para decir ¨fuck!¨ y escupir sobre cuanto les pareciera una hipocresía del sistema. The Clash, le dieron forma , le dieron la rebeldía “politizada” al punk ( y un poco de música mas agradable). Inglaterra estaba pasando un malísimo momento económico, la juventud no tenia nada que hacer, después de estudiar durante años , salían a la calle y no encontraban trabajo, vivían mantenidos por miserables “sueldos para desempleados” que pagaba el estado.

“Salis de estudiar como un idiota , y no te dan trabajo en ningún lado, te rechazan, y no hay comida en tu casa, tus padres no tienen como alimentarte ni vestirte; cuando intentas quejarte te tiran los policías encima y ves arriba, ves que toda la cochina familia real vive sobre tu miseria, la reina y la gran bandera inglesa; son pura mierda cuando vez que les importa un bledo todo lo demas y te das cuenta que desde que naciste todo ha sido así , ellos y ellos , los dueños de nuestras vidas aparentando ser una gran nación , orgullosos de su aristocracia, de su puta sangre azul”

Los jóvenes hartos de consumir y admirar banderas, reinas , estrellas del rock; crean un estilo musical con letras y música diferente , que van contra los “dioses” de la sociedad.

El nombre “punk” (mocoso,basura,inservible) fue el nombre que le dio la prensa a estos grupos de jóvenes que empezaban a dudar sobre la belleza , a cuestionar los ídolos , a cuestionar la sociedad y a rechazar la hipocresía.

En 1977 espero ir al cielo / he estado demasiado tiempo en la cola del paro y no puedo trabajar / Peligro, extraño / no habrá Elvis, ni Beatles o Rolling Stones en 1977 / en 1977 estas en la nada / crees que esto no puede seguir / los periódicos dicen que ha mejorado / pero no importa no estoy allí. (1977 – The Clash )

Esta era la visión de “no futuro” (no future) que ya para mediados de la década del 70 tenían muchos jóvenes que veían como la.. sociedad se enfrentaba a una crisis profunda. Parecían haber sido llamados por los hombres de la escuela de Frankfurt (Adorno, Horkheimer, Marcuse, etc…) a llevar de un modo personal la Teoría Crítica, además se alejaban del marxismo.

La distancia entre la producción cultural y la realidad a la que se enfrentan muchos jóvenes de la generación de esa época se fue haciendo tan evidente que la grieta comenzó a originar un emergente. Algunos invirtieron el dinero, que les daban en las interminables colas de desempleo, en una guitarra. En los garajes se empezaron a escuchar ruidos, los chicos no tenían ni tiempo ni dinero para aprender lo que la sociedad decía debía saberse para empuñar un instrumento. Las guitarras se convirtieron en fusiles, tenían mucho que decir y para eso no hacía falta tener una voz privilegiada sino todo lo contrario, una voz que gritara realidades. El underground estaba tomado, ya no habitado por proyectos de estrellas sino por la más significativa muestra de respuesta cultural a la cultura dominante, muchos jóvenes estaban demostrando que su mundo no tenía nada que ver con el que las generaciones anteriores habían soñado. Todos los símbolos, los parámetros estéticos y todo lo que representara la sociedad quedaba del otro lado de la valla que la misma realidad les había impuesto. La cuestión era diferenciarse de ese sistema que los había marginado por completo. Crestas que se elevaban por sobre los engominados y prolijos cabellos de los Lores. Borceguíes y ropa militar de fajina, que además de ser la única accesible por provenir de las remesas de tiendas militares, denotaban una posición alejada del utópico sueño de paz y amor de la generación hippie y una actitud de lucha contra los parámetros sociales. Como toda cultura alternativa, contracultural, generó su propio circuito, tiendas como la de Malcon McLaren donde la ropa reciclada era la opción, lugares donde los grupos se reunían ante un precario escenario y pequeñas discográficas como Chiswick que nucleaban a la escena musical punk.

¿Por qué la palabra punk?

En su libro Por favor, mátame (la historia oral del punk) Gillian McCain y Legs McNeil (antiguo redactor jefe de Spin y Nerve) afirman que antes del punk no había ninguna forma que tuvieran los jóvenes para liberar violentamente todo su descontento acumulado. Comentan que musicalmente, salvo algunas bandas, ‘‘el resto del rock and roll parecía odioso. Todo era hippie y no había nada que describiera lo que era nuestra vida’’. Motivados por el aburrimiento y la falta de medios alternativos, Legs McNeil y John Holmstrom crearon una revista que hablaba de los excesos de los muchachos de aquel entonces: Punk. Así surgió el término que describía de alguna manera la parte más oscura del individuo. Pronto esta palabra se popularizó y dio nombre a un nuevo género musical, que abarcó Estados Unidos y Europa. ‘‘Queríamos una revista que hablara de las reposiciones por televisión, de beber cerveza, de sexo, de las hamburguesas con queso, los cómics, las películas series B y aquel extraño (y nuevo estilo de) rock and roll que a nadie parecía gustarle’’. McNeils se refería a las nuevas agrupaciones de los barrios neoyorquinos que, poco a poco, preferían una fusión más agresiva. Cónsono con la aparición de Punk, la música inglesa parecía disfrutar de un cierto renacimietno. Tras varios años sin contar con el apoyo de las grandes disqueras londinenses, los pequeños grupos encontraron ayuda en un extraño personaje, Malcom McLaren, quien fungió como el dinámico promotor artístico de The Sex Pistols. Luego de varios rechazos -la industria estaba muy escéptica con esta peculiar novedad- en 1976 McLaren logró que su banda grabara siete sencillos. La adversidad no lo detuvo, sino que hizo posible la unión de las bandas The Clash, Siouxies and The Banshees y The Buzzcocks (músicos que de vez en cuando se asociaban para tocar y se hacían llamar The Bromley Contingent) para armar festivales underground. En 1977 obtiene su punto culminante: Sex Pistols lanza su corte Anarchy in the UK, que pronto se coronó como el himno punk por excelencia. Este éxito obligó a que el sello EMI se fijara en ellos. Como a los Sex Pistols les gustaban los problemas, sus presentaciones en televisión fueron igualmente controversiales. La más recordada fue en el show Thames Today. En plena grabación se desató una disputa entre espectadores y la banda, aquello fue tan serio que fue noticia de primera plana de los periódicos de la época. El espíritu rebelde se mantenía intacto. Por otro lado, y a la par de Punk, nacieron medios todavía más populares como los fanzines, revistillas a cargo de fans y groupies. Debido a los buenos resultados de los Sex Pistols, otros colectivos como The Clash pasaron de clubes de mala muerte a grabar con compañías como CBS. Más adelante, esto dio paso al desarrollo de otros géneros musicales. Sex Pistols, además de trabajar para la A&M Records, pudo sacar en mayo de 1977 el disco God Save the Queen, donde la música solo era un elemento más, ya que su campaña promocional incluía la venta de artículos como camisetas y calcomanías. El coro del tema que dio título a este álbum era muy esclarecedor para la filosofía de mercadeo del grupo: ‘‘no hay futuro ni para ti ni para mi’’. Por eso, no sorprendió a sus seguidores que Malcom McLaren organizara un concierto promocional en una embarcación llamada irónicamente Queen Elizabeth, justo cuando se llevaban a cabo las festividades del XXV aniversario de Elizabeth, la reina de Inglaterra. Como era de esperarse, la actividad culminó en puños y patadas, y con la intervención de la policía. Se cumplía un precepto básico del punk: provocar y confrontar. Visto a la distancia, el punk ha sobrevivido a nuestros días.
Fuente: http://www.punksunidos.com.ar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s